Proteinas para alimentos

En la actualidad, las proteínas para alimentos son uno de los principales aditivos alimenticios utilizados en la industria alimenticia, junto con los conservadores, los saborizantes y los colorantes. También suelen encontrarse en polvo para consumo directo, como un complemento alimenticio que es consumido principalmente por personas vegetarianas que tienen una dieta deficiente o los atletas que quieren aumentar su masa muscular más rápidamente.

Las proteínas son uno de los componentes más importantes para los músculos, el cabello, la piel y las uñas. Para su producción se suelen someter a procesos de deshidratación ciertos productos naturales comunes, como la leche, la soja o algunas plantas, para después ser pasadas por un proceso para extraer únicamente las proteínas.

Este tipo de componentes de los alimentos es una necesidad para todas las personas, aunque en algunas personas, como los deportistas y atletas, las proteínas se requieren en un mayor número, debido a la energía que gastan y al proceso de descomposición, reparación y desarrollo de los músculos. En los alimentos se añaden como un aditivo para darle un mayor valor nutricional a algunos productos que los pierden en el proceso de producción.

La cantidad diaria recomendada de las diferentes proteínas es de aproximadamente a 0.8 gramos por kilogramo de peso corporal de las personas. El peso promedio de la población femenina es de 68 kilogramos, por lo que se traduce en aproximadamente 54 gramos de estos compuestos, aunque con el paso de la edad su exigencia es mayor, por lo que debe aumentarse entre el 20 y el 25 por ciento.

Ventajas del uso de proteínas como aditivos

Las proteínas, junto con las vitaminas y minerales son los compuestos más importantes para mantener una salud integral. En algunos alimentos procesados, durante su elaboración se pueden perder de manera significativa, ya sea por un proceso de congelación, calentamiento, la mezcla con algunos ingredientes con altos o bajos niveles de pH, entre otros motivos, por lo que es necesario que sea agregada como un aditivo en los productos procesados, darle un valor nutricional equilibrado o aumentado, de acuerdo con características de cada tipo de alimentos.

Las proteínas son un poderoso nutriente, que con un consumo moderado puede ayudarnos a evitar comer en exceso y preservar los músculos para mantener al metabolismo en continuo funcionamiento óptimo, además es un nutriente bajo en calorías, por lo que puede ser procesado con facilidad por el organismo.

Las proteínas para alimentos de la más alta calidad también pueden contener otro tipo de nutrientes, como los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí mismo, pero que son fundamentales para un sano desarrollo del cuerpo humano. Dentro de sus funciones y beneficios que tienen para la salud esta el que sirven para formar y reparar tejidos de la piel, los órganos, los músculos, las uñas, el pelo y los huesos.

De igual manera, son necesarias para que todas las células del cuerpo cumplan con sus funciones de manera adecuada, ayudan a generar anticuerpos que refuerzan el sistema inmune y que garantizan una buena salud para evitar ciertas infecciones y enfermedades, facilitan una buena digestión de cualquier tipo de alimentos y aportan energía.

Otra de las ventajas que les dan a los alimentos que los utilizan como aditivos es que son necesarias para una adecuada distribución de oxígeno en la sangre, permite que el resto de los nutrientes esenciales para el organismo no podrían asimilarse de forma adecuada y ayudan a mantener los correctos niveles de azúcar en la sangre.

Tipos de proteínas para alimentos

Existen diferentes tipos de proteínas para alimentos que pueden ser extraídos de alimentos de origen animal o vegetal, así como de algunos procesos químicos. Se puede encontrar en tres tipos generales: los concentrados de proteínas, las proteínas aisladas y los hidrolizados de proteínas.

Los concentrados se producen mediante la extracción de estos nutrientes de los alimentos de manera integral, ya sea mediante un proceso de calor y/o acido o mediante la acción de enzimas. Por lo general pueden contienen entre un 60 a 80 por ciento de proteínas, mientras que el 20 a 40 por ciento restante pueden ser compuestos grasos y carbohidratos.

Las proteínas aisladas son obtenidas de un proceso similar, pero tienen un paso adicional de filtrado en donde se eliminan la mayor cantidad de las grasas y los carbohidratos, por lo que se obtendrá un concentrado de proteínas mayor, que puede ir aproximadamente al 90 a 95 por ciento de estos nutrientes, mientras que el restante pueden ser órganos grasos o carbohidratos, de acuerdo con el proceso de filtración por el cual son sometidos.

Por último, los hidrolizados de proteínas son producidos por un calentamiento adicional con ciertos ácidos o enzimas, los cuales permiten una ruptura de los enlaces que tienen los aminoácidos, por lo que pueden tener una alta concentración de nutrientes y son absorbidos más rápidamente por el cuerpo y los músculos, aunque algunos estudios han determinado que pueden elevar los niveles de insulina, por lo que no son recomendados en ciertos alimentos.

¿Dónde adquirirlas?

Este tipo de aditivos pueden ser encontrados en diferentes presentaciones, los de más alta calidad los pueden adquirir en DVA, en donde mejoramos continuamente para que nuestros clientes y proveedores cuenten con los mejores productos, que cumplan con los estándares internacionales.

Creamos y proveemos constantemente soluciones que contribuyen al éxito de nuestros clientes a través del soporte técnico y servicio de primera calidad. Contamos con una distribución a nivel internacional, con presencia en más de 70 países con oficinas en 14 sedes a nivel mundial. En México contamos con la importación y distribución de materias primas para la industria farmacéutica, alimenticia, química, agroquímica y cuidado personal.

En nuestro catálogo contamos con diferentes tipos de proteínas para alimentos, entre las que destacan la aislada de soya, el caseínato de sodio y el texturizado de soya que gracias a sus características pueden ser utilizados en una amplia variedad de alimentos y en distintos procesos de producción. Para más información, los invitamos a comunicarse con nosotros vía telefónica o por correo electrónico, con gusto atenderemos todas sus dudas.